jueves, 29 de enero de 2009

CIMIENTOS

Sentirse mal y seguir buscando un descanso merecido, ese de contemplar y sentirse complcido a pesar de tantas cosas...

Puedo ser mejor siempre y eso lo tengo sellado en la frente y escuchar esa canción.
Hay una penita chiquita aquí, tan diminutivo que por ahí hace falta.
Conozco la etapa del duelo, uno vuelve para atrás, y se sumerge en recuerdos y trata de conseguir esa escena en donde se hablaban de las ausencias:"¿Qué tenía que hacer cuando llegara el caso?".
_Hola, como se lo extraña a Don Abaca._ Dijo un vecino, yo hice un ademán como con la obligación de hacerle saber que "Gracias".
Era orgulloso y soberbio, parecía porque yo lo vi más de una vez poner la otra mejilla y la vida lo cagó a azotes.
"Yo tenia nueve años y salia a las cuatro de la mañana a trabajar en las quintas, y cómo el Cordobazo no habrá otro mas en la historia."
El tipo se fue a Nueva Orlleans y me contó que a los negros no los quieren, que en Jamaica había miseria, que Venezuela tiene una de las mejores autopistas del mundo; también me dijo que tuvo una pelea con unos vagabundos en Brasil y tantas otras.
La mesa de la cocina de mi casa era como una taberna donde se juntaban dos entrañables amigos, uno más grande y otro más chico.
Capaz que en esta canción también empiece a recordar cuales eran tus consejos para cuando te hayas marchado.

5 comentarios:

el_iluso_careta dijo...

buen tema...

sebastian camargo dijo...

la musica es excelente y el relato breve es preciso. da justo en el medio, ahi donde estan los recuerdos. donde realmente pocas cosas dan. gracias por los sentimientos vertidos.
un beso

PDR dijo...

duele y a veces sirve el dolor
duele
pero es la unica manera de vivir el tiempo que estamos siendo...
abrazos y cariños
pablo r

el winco verbal dijo...

Iluso: este tema lo escuchaba mi viejo y de allí en más me hizo buscarle más discos y videos de conciertos de Cesaria Evora.

Seba: los sentimientos se heredan. Gracias.

PDR: Duele cada día un poco más y es la prueba de que estamos siendo y el vértigo de la madurez que llevamos en este nuevo tiempo

bonito lunch dijo...

buen relato.
cesaria es grossisima, la fui a ver a la trastienda hace un tiempo ya y flashee.
saludos