viernes, 30 de noviembre de 2007

Una Voz que Abrió Mis Oídos

El presente se ha construido constantemente sin darme cuenta de recuerdos auditivos.
Me he visto transportada por la puerta de una garganta de mujer: Sarah Vaughan...
A minutos de mi cumpleaños 33, después de haber nombrado mil veces su nombre, en estos instantes me acompaña. Como esa primera vez en mi adolescencia, cuando constituyó esta camaleónica semántica de sonidos que me acompañan.
El jazz en mi nació a través de esa magnífica interpretación de PETER'S GUN y se quedó conmigo y de la mano de su contagioso swing ella esta conmigo y la amo.
Amo a esta mujer porque en ella sin querer encontré el secreto y la magia. El misterio del universo del jazz, el dolor enmascarado, el deseo...

2 comentarios:

Vic* dijo...

Toda una mujer inconveniente...

el winco verval dijo...

siempre el hecho de ser diferente en la historia de la humanidad ha sido un gran inconveniente.
En arte han ocurrido también genocidios, por causa de la estúpida intolerancia.